La Provincia

Larroque: “La herramienta más eficaz para enfrentar el virus es la comunidad organizada”

El ministro de Desarrollo de la Comunidad bonaerense, Andrés Larroque, aseguró hoy que “la herramienta más eficaz para enfrentar” la pandemia del coronavirus “es la comunidad organizada”.

“Es un virus que no tiene vacuna, no hay un tratamiento objetivamente que sane a la persona; la velocidad de contagio es tremenda y es complejo de diagnosticar casos positivos”, advirtió.

“En todo este combo de dificultades lo más eficaz es la organización comunitaria, social para tomar todas las medidas posibles que disminuyan la velocidad de circulación del virus”, expresó Larroque en declaraciones a Radio 10.

Y en ese punto remarcó: “La herramienta más eficaz para enfrentar el virus es la comunidad organizada”.

Reconoció que “el fenómeno del aislamiento tiene consecuencias no deseadas en materia económica, laboral y hasta emocional psicológica que podemos ir guiando en base a esta organización colectiva y de reactivación”.

El ministro bonaerense destacó que “hay una asistencia muy fuerte de parte del Estado”, tanto nacional como bonaerense, con ayuda de los gobiernos municipales y el entramado de organizaciones sociales.

“Vinimos de una prepandemia muy compleja, de 4 años difíciles”, apuntó.

Larroque destacó que “con los sectores humildes hay una presencia muy fuerte del Estado” y que en los sectores medio-bajos “falta un poco de contención porque a veces culturalmente son reticentes a encuadrarse en una ayuda social”.

Consultado sobre el respaldo social que tiene la cuarentena, Larroque afirmó que “lo último que escuché es que el nivel de aceptación sigue alto” y agregó que “si bien está el reclamo, veo mucha conciencia en general”.

“No veo una cuestión agresiva hacia la cuarentena”, puntualizó.

Consultado sobre las medidas que se analizan desde el gobierno para superar la crisis económica cuando se salga de la cuarentena, Larroque expresó que “un dato que salta a la vista es la infraestructura social, con el hábitat donde no sólo hay una demanda pendiente sino que es un instrumento de reactivación y generación de trabajo”.

“La gente de los barrios (populares) se dedica en su mayoría a la construcción y lo derivado de la refacción y construcción de viviendas, que incluso no requiere insumos importados, al menos con las casas de hasta dos o tres pisos”, detalló.