Internacionales

Estados Unidos: Un policía mató a un hijo de argentinos que estaba arrodillado y desarmado

La familia del joven Sean Monterrosa, de 21 años, hijo de padres argentinos, reclama justicia en las calles estadounidenses por el asesinato de su hijo, quien murió baleado por un policía de Vallejo, California, mientras se encontraba arrodillado y desarmado. En medio de la creciente protesta policial contra el racismo policial, la nueva muerte a sangre fría volvió a enardecer a los estadounidenses, que marcharon esta semana para que se esclarezca el caso. 

El pedido de la familia es que se libere la grabación que muestra la postura exacta que tenía Sean cuando recibió los cinco tiros del policía, mientras estaba arrodillado y levantando las manos en el estacionamiento del supermercado Walgreens. El ataque fatal de la policía contra el joven ocurrió el 2 de junio, una noche en la que habían ocurrido múltiples saqueos por el asesinato de George Floyd en Minesotta, pero no en ese supermercado.

Según la familia Monterrosa, un oficial mayor, del que todavía no se conoce el nombre por el hermetismo de la investigación policial, disparó desde su auto a Monterrosa, quien había respondido a la señal de alto y estaba cooperando con los agentes. La versión de la Policía indica que el hombre disparó porque interpretó que el joven estaba haciendo un gesto amenazante con lo que creyó era una pistola en su cintura. El joven tenía un martillo, no un arma. De acuerdo a los familiares del joven, Sean hacía trabajos de carpintería. “Este es un problema negro y marrón” , definió en una entrevista Ashley Monterrosa, una de las hermanas de la víctima, para graficar la violencia policial que se ejerce en Vallejo contra los afroamericanos y latinos.

De acuerdo a una investigación del portal del diario británico The Guardian, al menos 19 personas con características afros o latinas fueron abatidas por la Policía de Vallejo en la última década , una de las tasas más altas en el Estado de California, según informan. Si bien las autoridades policiales aún no lo confirmaron, el portal asegura que quien mató al hijo de inmigrantes argentinos fue el oficial Jarrett Tonn, uno de los “Fatal 14”, apodo que los residentes adjudicaron a los agentes que dispararon y mataron a ciudadanos en repetidas ocasiones y nunca tuvieron consecuencias.