La nafta y el gasoil iban a subir al menos 18% en surtidores desde el lunes con el incremento previsto de otro impuesto, pero solo será del 1% final. Las petroleras como mínimo aplicarían 2% adicional por la devaluación.

El ministro de Economía, Luis Caputo, decidió que las tarifas de luz y de gas no tendrán otros aumentos por inflación a partir de julio, otra vez será diferido, al igual que mayo y junio, el incremento del impuesto a los combustibles (ICL) previsto desde el próximo lunes, según trascendidos emitidos desde el Palacio de Hacienda.

En las próximas horas el Poder Ejecutivo publicará un decreto en el que diferirá el incremento del ICL pautado para el próximo lunes, al igual que sucedió en mayo y junio. Desde el primero de julio la suba del tributo redundará en un aumento de solo el 1% en los precios finales de la nafta y el gasoil, mucho menos que el 18% previsto, que pasaría para más adelante, aunque se descarta que aumentarán los combustibles por la inflación, aunque la demanda no paró de caer.

Desde que asumió Javier Milei los combustibles saltaron más del 110% promedio, otro golpe al bolsillo del consumidor, haciendo que los niveles de consumo caigan y con ellos la retracción de la economía desde que asumió Milei.