Nacionales

Alberto Fernández en el Día del Trabajador: «No bajemos los brazos, que queda todo por delante»

El presidente Alberto Fernández visitó hoy una fábrica donde se hacen mamelucos y barbijos de la localidad de General San Martín, en el marco del Día de Trabajador. Allí los saludó y agradeció «por el esfuerzo», haciendo labores «para ayudar al personal sanitario» en medio de la pandemia del coronavirus. El mandatario remarcó en la fábrica Barack Mercosul que quiso aprovechar la fecha para la visita y de paso «saludar a todos los trabajadores, de la Argentina» para brindarles su cariño y afecto. «También quiero pedirles que no bajemos los brazos, que queda todo por delante», agregó. 

Fernández contó que el lugar «era una fábrica de autopartes que se rearmó para hacer barbijos, para poder responder a la demanda que la salud estaba necesitando, en este momento» y expresó que «esto habla muy bien de los empresarios, que se dieron cuenta de que había una demanda que la Argentina ni siquiera podía satisfacer importando productos, entonces se reconvirtieron» para fabricar barbijos, camisolines y  mamelucos, «todos en absoluta condición de higiene».

También apuntó que «lo más importante es que nosotros mantengamos la estructura económica argentina», al afirmar que «la Argentina es un país que se ha distinguido porque, durante muchos años, desarrolló una industria propia y para nosotros el cuidado de nuestra industria es central, porque eso nos da poder como sociedad, nos da trabajo a muchos argentinos». Recordó que la Argentina se cuenta entre los pocos países que fabrica respiradores automáticos. «Todo empezó con dos hermanos: un ingeniero y un médico, que se dieron cuenta que eso podía ser demandado por el mundo», agregó.

En otro pasaje de su contacto con la prensa, subrayó que «el cuidado de la industria es central y lo que tenemos que hacer es cuidar que no se desmorone la industria nacional por la situación económica mundial». En ese sentido, reivindicó el «enorme esfuerzo del Estado» en cuestiones como «la continuidad de los salarios y esperando que pronto eso pase para que todos empiecen a producir y vuelva al orden que deben tener».

Finalmente, dijo a la Televisión Pública que tuvo contactos con las cúpulas de la CGT y de la CTA, como con Hugo Moyano y Sergio Palazzo. «Hoy me voy a dedicar en un rato a llamarlos a todos y todos saben que soy un peronista, saben cuánto valoramos el trabajo», cerró.