La Provincia

Yeza: «Veníamos en una situación más o menos manejable hasta que empezaron nuevas restricciones»

El intendente de Pinamar, Martín Yeza, dijo hoy que la ciudad se encontraba «en una situación más o menos manejable» en el marco de la pandemia «hasta que empezaron las nuevas restricciones», y lamentó que los jóvenes no hagan caso a las advertencias.

«Veníamos en una situación más o menos manejable hasta que empezaron las nuevas restricciones y se fue haciendo más complejo», evaluó el jefe comunal sobre el comportamiento social en la ciudad balnearia, en diálogo con radio Mitre.

En ese marco, contó: «Ayer, de hecho, se armó la fiesta más grande en el espacio público y de día».

«Para la Policía es una relación muy asimétrica, tenés que detener a 3000 o 3500 personas», apuntó el intendente del PRO.

Yeza contó que además, por la noche, se realizaron 30 inspecciones para evitar fiestas clandestinas y se desarticuló una en el límite del distrito.

Explicó que contrataron actores, que están sin trabajo por la pandemia, para recorrer playas y calles con el objetivo de concientizar sobre las medidas de prevención y distanciamiento.

«Con las familias, funciona; con los jóvenes, no», lamentó el intendente, que señaló que la franja de «entre 16 y 24 años no le da bola ni a la Policía».

Finalmente, reseñó que Pinamar es de las ciudades costeras con «mayor índice de ocupación» y que en este momento tiene «210 casos activos» de Covid-19, la mitad de los cuales son vecinos, y el resto corresponde a turistas.

En ese sentido, Yeza explicó que hay una «disponibilidad del 55%» de las plazas hospitalarias del distrito, y que si es necesario la persona hospitalizada puede ser derivada a clínicas en su ciudad de origen a través del SAME bonaerense, aunque la mayoría prefiere volver a su casa en su propio vehículo, si su estado de salud se lo permite.

«La mitad del Covid positivo se vuelve a su lugar de origen» para guardar en su domicilio la cuarentena, concluyó el jefe comunal.